Chicha

Eran los años setenta y en medio del fervor revolucionario la Universidad Pedagógica Nacional de Bogotá estaba fuera de control, tomada por protestas estudiantiles, reuniones de células urbanas de las varias guerrillas y empapelada de pancartas. Todos los días grupos de jóvenes idealistas enruanados se acostaban en la setenta y dos a parar el tráfico y exigir otros mundos. Las batallas con la policía eran frecuentes y sangrientas. El rector estaba desesperado y decidió desalojar la universidad por unos días. Para reforzar el desalojo compró unos perros pastores alemanes gigantes que repelieran cualquier intento de retoma.

Lo que cuenta la leyenda es que en medio de todo eso, una noche, como acto reivindicativo, un estudiante valiente de educación física claramente loco decidió saltar las rejas y entrar a la universidad para reclamarla. Los ladridos le advirtieron que tenía poco tiempo. Intentó correr hacia la seguridad de alguno de los edificios pero los perros lo agarraron y le arrancaron media nalga. Los vigilantes tuvieron que rescatarlo antes de que lo despedazaran. Lo llevaron al hospital. Un testigo presencial me cuenta que el rector recibió una llamada en medio de la noche y tuvo que salir de carrera al hospital a asegurarse de que todo estuviera bien. De regreso en la casa, con la situación aclarada, le contó a sus hijas que un estudiante se había metido a la universidad pero los perros le habían dejado ese rabo hecho chicha. El muchacho por fortuna sobrevivió.

Ese estudiante era el entonces muy joven Jorge Luis Pinto y ese sigue siendo su talante. Tal vez por eso esta tarde vuelve a saltar rejas y romper reglas establecidas (y tradiciones y roscas y demás mierdas) para enfrentar a los monstruos de Holanda con un equipo pequeñito y bizarro que representa a Costa Rica. De pronto lo logren. En este mundial yo ya no descarto nada. Me encantaría verlos ganar.

jorge-luis-pinto1

Blanco de indignación

Si quieren entender qué se siente ser el blanco de la indignación nacionalista que se alborota durante los mundiales lean esta nota del periodista deportivo canadiense Cathal Kelly (me encanta todo lo que escribe) sobre un comentario desafortunado que mencionaba canibalismo y Uruguay en la misma frase durante el mundial pasado.

Al respecto de los mensajes que recibió:

The tone was now a little worrying. Like, let’s-just-check-into-the-idea-of-buying-a-pitbull sort of worrying.

One I remember particularly: “I will find you, crack open your head and eat your brains.” Which I thought rather proved my point, but probably best not to mention it.

One correspondent kindly offered to show my wife what a real man can do.

“Is he going to come over and clean the eavestroughs?” she asked hopefully.

O sea:

El tono era un poco preocupante. Preocupante al nivel contemplemos-la-idea-de-comprar-un-pitbull.

Recuerdo uno en particular: “Te voy a encontrar, abrir tu cabeza a golpes y comerme tu cerebro.” Que pensé que demostraba mi punto, pero de pronto es mejor no mencionarlo.

Un corresponsal se ofreció cortesmente a demostrarle a mi mujer lo que un hombre de verdad puede hacer.

“¿Va a venir a limpiar los desagües?”, preguntó ella esperanzada.

Y aquí Kelly hablando bellezas de James Rodríguez. Los colombianos no somos los únicos entusiasmados con el fútbol de ese muchacho.