Voladores

Esta es otra de esas gráficas que si mi Dios me da vida y paciencia volveré a hacer más adelante: por lo pronto, setenta y dos jugadores han participado en “duelos aéreos”. Un duelista volador es victorioso cuando cabecea antes que su oponente en el mismo plan. Aquí la diferencia entre victorias y derrotas de duelos aéreos contra la estatura de los jugadores diferenciados por equipo y posición en el juego. Para que los puntos no se solaparan los perturbé un tris horizontalmente. La línea roja es el promedio de estaturas del grupo completo.

duelos.aereos

El menos efectivo es el mediocampista croata Ivan Perisic (dos ganados, seis perdidos y 1,87 metros) y el cabeceador número uno por lo pronto es el defensa Jason Davidson, de Australia (cinco ganados, cero perdidos y 1,80 metros). El más entregado al duelo aéreo es el croata Nikica Jelavic, con diez duelos hasta ahora (otro en 1,87 metros). Por desgracia, ha perdido seis de esos diez duelos.

Estos cálculos asumen, claro, que la efectividad de un duelista volador es mayor si la diferencia entre victorias y derrotas es mayor. Tremendamente discutible. Un criterio más justo (pero tal vez menos emocionante) sería calcular la razón entre el número de duelos ganados sobre duelos totales. Entre más próximo a uno, el jugador es un mejor cabeceador. Así le reconocemos a Ivan Perisic que es sin duda mejor que los que intentan y nunca le dan. Este es el resultado en ese caso (de nuevo perturbé un poco el gráfico horizontalmente para reducir puntos solapados; uso el tamaño de los puntos para representar el total de duelos en los que el jugador correspondiente participó):

duelos.aereos.razon

Desde Mundo Pelota un saludo especial a esos valientes por debajo del metro setenta (como el delantero chileno Alexis Sánchez: uno ganado, cuatro perdidos, 1,68 metros) que de todas maneras se lanzan a luchar un cabezazo. Todo el respeto es para ellos.

(De nuevo, para estos cálculos usamos los datos disponibles en WhoScored.com.)

Masa

Ahora tenemos a nuestros becarios anotando a mano en cuadernos argollados viejos los datos para cada jugador disponibles en WhoScored.com.

En este momento, con cuatro partidos jugados, ciento diez jugadores han participado (activamente) en partidos del mundial. Por curiosidad, para ver cómo se ve eso entre deportistas profesionales, me puse a calcular su índice de masa corporal (en gringo, BMI). Aquí la distribución BMIs de los jugadores diferenciados por equipos y coloreados de acuerdo a su posición en el juego. La línea roja es el promedio del grupo completo.

BMI

El jugador con el BMI más alto en este grupo es el defensa Cedric Djeugoue de Camerún. El que tiene el BMI más bajo es el mediocampista croata Mateo Kovacic.

¿Se dieron cuenta de lo extraña que es la defensa de Holanda?

Cuando todos los equipos hayan jugado la primera ronda vuelvo a hacer este gráfico.

Samurai

¿Se han fijado que en un partido de fútbol serio nadie nunca juega así?

Ayer en el partido de Brasil contra Croácia hubo un momento en el segundo tiempo (ni siquiera intenté buscarlo en YouTube) en el que uno de los mediocampistas croatas (¿o de pronto un delantero?) intenta zafarse de la defensa brasilera con uno de esos trucos, dando dos giros sobre sí mismo mientras mueve el balón (ni siquiera sé cómo describirlo), y cuando cierra el truco Neymar (¿sí sería Neymar?) está esperándolo casi quieto y le quita el balón con un movimiento suave de esa mano que tiene por pie. El croata tarda un segundo largo en notar que se quedó sin balón y le toma otro segundo descubrir dónde está el balón: muy lejos. Pura magia.

Fingir

Es como con el autismo. Hay que aprender a fingir que uno siente lo que para todo el mundo parece ser instinto. Para encajar. Me tomó años de estudio atento de mis conocidos y mi entorno encontrar mi ruta dentro de fútbol, una que al menos pareciera sincera. Con este propósito asistí a partidos (en estadio y en bares, con amigos y solitario, muchos más de los que jamás imaginé que vería a mis doce o quince años, cuando mi resistencia a ser asimilado por esa barbarie alcanzó su cúspide) y me forcé a aprender las gramáticas del juego, tanto la de la cancha como la lingüística, para intentar establecer una conexión y hacer parte así fuera desde la distancia de la incomprensión.

No sé bien qué pasó, no siento que entienda nada de verdad, de pronto es sólo el hábito, pero al final, en algún momento que ahora no tengo claro pero que pudo ser perfectamente hace cuatro u ocho años (o tal vez ayer), descubrí que la inminencia de ciertos partidos (no todos, nunca todos, no tengo eso en mí) me despertaba el mismo vértigo/cosquilleo previo a los mejores paseos: el ansia que precede el encuentro con lo fascinante, con la proeza y el portento; ese aquí va a pasar algo realmente grande que dificulta pensar.

Ahora disfruto del fútbol. Puedo entrar y me siento a gusto. Me desconcierta para bien. Admiro y sufro. Ya no estoy seguro de cuándo finjo y cuándo no. Leo sobre el Brasil-Croácia de esta tarde, planeo dónde lo veré y pienso con absoluta naturalidad: “Ojalá que los croatas quemen a pata esos hijueputas”.

Es una guerra.

Adenda: Digg sacó un boletín diario para seguir el mundial sin tener que verlo, lo que quiera decir eso. Aquí se pueden suscribir.

Rankings y campeones

El ranking de la FIFA es un instrumento de medición de equipos nacionales extraño y no particularmente confiable (aquí cómo lo calculan y resúmenes de las críticas) que la FIFA lleva promocionando (con el patrocinio reciente de Coca-Cola) desde 1993. Aquí en Mundo Pelota no le hacemos mala cara a ninguna perspectiva así que con el apoyo de nuestros becarios recopilamos a mano los datos del ranking de la FIFA, mes a mes, desde 1993 hasta junio de 2014. La tabla correspondiente está en nuestro repositorio en GitHub.

Pregunta: ¿cuáles son los mejores equipos en este justo momento de acuerdo al sistema de puntuación de FIFA?

Para detectar los mejores equipos según el ranking tomamos las sucesiones de posiciones mes a mes desde 1993 hasta hoy y aplicamos un algoritmo de clustering básico (k-means) que dividiera la lista de países en cinco grupos de acuerdo a similitud. Después tomamos el grupo que tuviera (por decir algo) el promedio de promedios de puntajes más alto (aquí están los cálculos en R). Este grupo de veinticuatro países lo conforman Alemania, Argentina, Brasil, Colombia, Croacia, Dinamarca, España, Estados Unidos Francia, Grecia, Inglaterra, Irlanda, Italia, Japón, México, Noruega, Países Bajos, Paraguay, Portugal, Rumania, Rusia, Suecia, Turquía y Uruguay. Considerando lo arbitrario que parece el ranking hace un trabajo más que digno aislando a los países con fama de fútbol fuerte.

Otra pregunta: ¿Y cómo les ha ido a estos veinticuatro países en el ranking FIFA desde el año 2000 hasta hoy?

top.ranking.loess

Las curvas son versiones suavizadas (o sea, describiendo las tendencias) de las posiciones en el ranking de los diferentes equipos. El tubo gris que las rodea representa el margen de error para cada curva. Que sean tendencias es lo que permite que las curvas puedan sumergirse bajo cero (por la fuerza del ascenso en las primeras posiciones). Hagan clic en el gráfico si quieren verlo ampliado.

Hoy nuestro editor en jefe decía en Twitter: “Mi pronóstico para este mundial es que vamos a ser campeones y desde la cima vamos a saludar”. El ranking de la FIFA, por lo menos, parece darle la razón.

Adenda: ¿Otro sistema de puntuación de equipos? Qué tal el Unofficial Football World Championships, que usa esencialmente las reglas del boxeo para decidir quién lleva la corona. En este momento su campeón es Uruguay.