Toni

Matías Manna escribiendo en Paradigma Guardiola

A Kroos no lo quieren. A lo quieren pocos. Por momentos es apático, no es visible en la presión, no mide en un ningún test más que los otros mediocampistas y no es veloz…En medio del Mundial de la negación del centrocampista, puede haber esperanzas. Toni Kroos logró subsistir en el mediocampo alemán. Equipo histórico que siempre prefirió el músculo, ahora tiene a Kroos que no salta, no corre más rápido que nadie, no cabecea, ni defiende alocado pero interpreta el juego como nadie y genera un orden jugando, dando pases y haciendo mejores a sus compañeros.

Los futbolistas de élite empiezan el camino en la niñez. En ese momento no hay nada decidido, solo el afán por jugar. Ser delantero, defensa, mediocampista, arquero, es algo que vendrá después. Antes hay que machacar el juego. Qué sé yo. El destino ya llegará. A veces llega equivocado, el delantero mediocre que fue reinventado como defensor de poder. Cosas así. Me gusta esa descripción de Kroos porque imagino la situación rondándole la cabeza a algún DT alemán resolviendo el dilema. Tenemos este mediocampista acá, no se parece a nada de lo que tenemos, no es mejor que nadie pero él nos hará mejores a nosotros. El lugar común es que el fútbol es como la vida. El destino nos encuentra y encontramos el destino, y a veces la mejor manera de encajar es ser diferente. Quién lo creyera, que íbamos a estar un día en julio defendiendo el rodillo alemán frente a los inventores del fútbol lírico. Pero en eso vamos.

Un comentario en “Toni

  1. Muy buena entrada.
    El fútbol necesita de estos tipos. Los que tienen ideas más rápido de lo que pueden correr. Le pasó a España en 2010 con Iniesta, tal vez a Francia en el 98 con Zidane. La posesión por si sola no sirve, pero si uno tiene en su equipo a estos “lentos” iluminados, la posesión puede transformarse en llegadas (por no decir goles)

No más comentarios.