Los extranjeros

Dice Pelé en una entrevista a un diario español que hay que hablar de Xavi, que es el bueno en una selección llena de buenos y favorita en mundial de selecciones muy buenas. Y no tanto de, supongo, Messi o Ronaldo, estrellas cada uno por su cuenta en selecciones con distintos niveles de confusión. Y no tanto, supongo, de Diego Costa, el brasileño nacionalizado español al que han recibido en su país con gritos de traidor porque si algo entendemos en el fútbol es que hay dios y patria y estas cosas se respetan. O algo.

 

Calculo, sin mirar, que la mitad de las selecciones que juegan en la Copa del Mundo tienen un jugador nacido en otra parte. Nacionalizado por fortuna para cubrir alguna debilidad en defensa, alguna oportunidad en ataque. Si el fútbol de cada día es una vaina en donde se compite con base en el nivel de la gambeta, en el fútbol mundialista se compite con base en la arbitrariedad del lugar de nacimiento. Qué diablos quiere decir nacer en alguna parte en estos tiempos. O algo.