Hablemos de lo que no sabemos

Decía que antes del partido de octavos teníamos esta duda sobre la idea de Colombia. Salía a buscarlo desde el principio o salía con precauciones. Yo interpreté el 4-4-2 como lo segundo, pero eso es porque yo no sé de fútbol. La consecuencia del 4-4-2 era que James iba a un extremo de la cancha y Cuadrado al otro. Según me dice internet, James jugaba en esa posición en el Porto pero no lo hace en su club actual, ni lo había hecho con Colombia hasta ahora, en donde ha ido como diez clásico en el medio del campo. La razón de la táctica, según entiendo, era sacar a James de la maraña que Pékerman intuía que le tenían preparado los uruguayos a su hombre clave. Entonces si uno vuelve a ver el partido ve a James haciendo estas diagonales hacia dentro y hacia afuera que resultaron increíblemente desconcertadoras para los uruguayos.

Ese segundo gol es una maravilla. No he podido conseguir algo de mejor calidad pero esta es una vista desde arriba de toda la jugada. El asunto arranca en Ospina en la parte de arriba. Luego la jugada se va al lado izquierdo con Cuadrado y Teo como instigadores. Si mira al lado derecho casi pegado a la línea está James, más atrás Armero. Todo el asunto parece irse por el lado izquierdo, la defensa uruguaya se la juega hacia allá, algo que parece lógico. Preste atención a la carrera de James primero llevándose a la defensa cuando la jugada parece cambiar de lado y luego Armero para recibir de Martínez y centrar. La defensa uruguaya se mueve de un lado a otro sin mucha idea de saber qué hacer. Tremendo gol.

Hablemos de James, pero hablemos de Pékerman.

Eso sí, cuesta entender a qué jugó Uruguay, además de a espesar el juego. El viernes con Brasil el asunto es otro. Será como jugar frente al espejo. ¿Cómo diablos juegas frente a un equipo que juega como tú? ¿cómo te derrotas a ti mismo? Tenemos tres días para jugar a ser técnicos y hablar de lo que no sabemos.